Panorama

Se nos acaba el tiempo

En los últimos meses y años es frecuente que la gente crea que nos “estamos haciendo conscientes”, poco a poco, de la grave crisis medioambiental mundial (que incluye el cambio climático, la crisis energética, la del agua y la alimentaria). Pues bien, en realidad no es cierto que estemos haciéndonos conscientes de los gravísimos problemas de salud del planeta Tierra: seguimos en unos índices de ecoignorancia asombrosos. No somos, ni de lejos, conscientes de la situación real. Por otro lado, y por si fuera poco, donde parece que ya se está haciendo algo, ocurre más bien todo lo contrario. Dice un proverbio oriental que “el problema es que piensas que tienes tiempo”. Y el tiempo se nos acaba. Nos queda mucho menos tiempo del que podemos pensar:

1) INCLUSO EN LO EVIDENTE VAMOS A PEOR. Hoy* España emite un 43% más de CO2 que en 1990. Siete años después de la entrada en vigor del Protocolo de Kioto sobre el cambio climático, España emite un 28% más de gases de efecto invernadero de lo que se comprometió. En resumen, no sólo no se está paliando la situación, sino que se está empeorando cada día**. En 2013, el balance mundial de emisiones refleja que éstas no bajan a pesar de la crisis

2) SOLO 25 AÑOS DE AGUA SI SEGUIMOS MIRANDO A OTRA PARTE. No tendremos agua suficiente para el consumo humano en 25 años*** si no introducimos reformas profundas en la gestión global del agua, y esto incluye -por supuesto- una revisión profunda de nuestro modelo agroalimentario. Esto es lo que afirma el Instituto Internacional para la Gestión del Agua. Los informes publicados en 2009 por el Foro Económico Mundial y la UNESCO concluyeron que la escasez de agua es ahora una amenaza mayor que la crisis financiera global.

3) 1% DE DEGRADACIÓN TERRESTRE. Entre 1981 y 2003, la FAO estima que el 24% de toda la superficie terrestre ha sido desertizada. Hoy en día persiste el ratio de un 1% anual de degradación del suelo cultivable terrestre. No resulta difícil calcular cuánto tiempo nos queda****.

4) UN 260% POR ENCIMA DE LO POSIBLE. Para seguir con este estilo de vida insostenible, las personas residentes en España necesitaríamos 3 veces la superficie de España. Ya en 2005, España estaba consumiendo 2,6 veces más recursos que su capacidad biológica, según el informe “La huella ecológica como elemento de valoración integrada de la sostenibilidad del desarrollo”, que presentó el MARM.

5) LA SEXTA EXTINCIÓN. El planeta pierde cada año entre 18.000 y 55.000 especies, problema conocido como la “sexta extinción”, un fenómeno equiparable a la época en la que desaparecieron los dinosaurios, con la diferencia de que las cinco extinciones anteriores fueron provocadas por fenómenos naturales, mientras que la sexta gran extinción en la que estamos inmersos radica en la acción de una sola especie, el Homo sapiens. Las principales ONG señalan a la agricultura industrial, a la pesca insostenible, a la contaminación, los incendios y la urbanización del territorio. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, informa de que la biodiversidad del planeta “está en peligro”, y añade “más rápidamente que nunca”.

CONCLUSIÓN:

Es MÁS QUE PRIORITARIA la adopción de medidas ESTRUCTURALES, PROFUNDAS en todos los ámbitos (personal, social, institucional, internacional). Tierras y aguas que durante miles de años han sido fértiles y limpias las estamos arrasando en apenas una o dos generaciones: la nuestra. Es, por tanto, nuestra responsabilidad, y no podemos mirar para otro lado. No podemos dejarles un mundo estéril y tóxico a nuestras hijas y nietos.

Podemos (y nos conviene) hacer muchas pequeñas cosas para rediseñar el estilo de vida humano y hacerlo simbiótico (o, al menos, epifito) con la biosfera, desde un enfoque integrado, permacultural. Cambios para vivir bien, en armonía, con salud, con paz.

La situación requiere aportar algunas soluciones, que las hay, sin duda. Sólo se requiere de la voluntad personal, social y política, nada más. Y nada menos. Pero de nosotros depende. Porque los grandes cambios comienzan por el cotidiano. De hecho, desde Cultura Permanente y también desde otras asociaciones y colectivos llevamos tiempo promoviendo algunas de esas pequeñas cosas que transforman y contagian: consumo y producción ecológicos (huertos ecosociales urbanos, Premios Ecovino, huertos autogestionados, cestas ecológicas de Las Huertas del Iregua y La Casilla Ecológica, Red de semillas, grupos de consumo ecológico); una dieta principalmente basada en cereales, legumbres y otros vegetales [Según la FAO, el sector ganadero genera más gases de efecto invernadero –el 18 por ciento, medidos en su equivalente en dióxido de carbono (CO2)- que el sector del transporte. También es una de las principales causas de la degradación del suelo y de los recursos hídricos.] (Kedada Veggie, talleres de cocina veggie de AnimaNaturalis, Jornadas del Maridaje Ecológico); recuperar lo comunitario, compartir (Abrazos Gratis, comedores ecomunitarios); reutilizar, remendar, intercambiar (Tienda Gratis, Trocadía); bioconstrucción (Talleres de construcción con balas de paja, tejado verde…); economía solidaria y banca ética (REAS); educación holística, activa, crítica y continua (Madres de Día, Comunidades de Aprendizaje, visitas a centros educativos alternativos); transporte limpio (Logroño en Bici); comercio justo (Tienda de la Solidaridad); parto respetuoso y lactancia prolongada (charlas, Al Halda); simplicidad voluntaria y decrecimiento sostenible; soberanía energética y alimentaria… Hay mucho por donde empezar, por donde seguir, donde activarse…

Cuidar nuestro planeta es cuidarnos. Querer lo mejor para la Madre Tierra, es desear lo mejor para nuestras propias vidas y las de las próximas generaciones. El problema es que todavía creemos que tenemos tiempo… y eso es precisamente de lo que nos urge darnos cuenta.

ECOVINO 2panorama

* El Protocolo de Kioto sobre el cambio climático entró en vigor en noviembre de 2004. La Unión Europea, como agente especialmente activo en la concreción del Protocolo, se comprometió a reducir sus emisiones totales medias durante el periodo 2008-2012 en un 8% respecto de las de 1990. No obstante, a cada país se le otorgó un margen distinto en función de diversas variables económicas y medioambientales según el principio de «reparto de la carga», de manera que dicho reparto se acordó de la siguiente manera: Alemania (-21%), Austria (-13%), Bélgica (-7,5%), Dinamarca (-21%), Italia (-6,5%), Luxemburgo (-28%), Países Bajos (-6%), Reino Unido (-12,5%), Finlandia (-2,6%), Francia (-1,9%),España (+15%), Grecia (+25%), Irlanda (+13%), Portugal (+27%) y Suecia (+4%). Por su parte, España que, como vemos, se comprometió a aumentar sus emisiones un máximo del 15% en relación al año base- se ha convertido en el país miembro que menos posibilidades tiene de cumplir lo pactado. En concreto, el incremento de sus emisiones en relación a 1990 durante los últimos años ha sido como sigue: 1996: 7%; 1997: 15%; 1998: 18%; 1999: 28%; 2000: 33%; 2001: 33%; 2002: 39%; 2003: 41%; 2004: 47%; 2005: 52%; 2006: 49%; 2007: 52%; 2008: 42,7%. Esta información puede consultarse en el Inventario Español de Gases de Efecto Invernadero que incluye el envío oficial a la Comisión Europea y a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

**A finales de septiembre de 2013 ha visto la luz el resumen para los responsables políticos del primer grupo de trabajo (Base de ciencia física) del Quinto Informe del IPCC (siglas del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático). Este grupo de trabajo ha contado con nada menos que 259 autores principales y otros 600 han aportado contribuciones en temas muy específicos. Como los informes IPCC precedentes, el Quinto constituye también, sin duda, el mayor esfuerzo por conocer el estado del clima y su evolución reciente y futura. El citado resumen afirma de entrada: “El calentamiento del sistema climático es inequívoco, y, desde los años 50 del siglo pasado, muchos de los cambios observados no tienen precedentes en décadas a milenios“. Sobre la atribución antrópica del calentamiento, el Quinto informe del IPCC es aún más contundente que el Cuarto: “Es extremadamente probable que la influencia humana sea la causa dominante del calentamiento observado desde mediados del siglo XX”. En el lenguaje del IPCC, “extremadamente probable” equivale a un nivel de probabilidad superior al 95%, cuando en el Cuarto se hablaba de muy probable (nivel de probabilidad superior al 90%).

Consenso cambio climático

*** “According to the Comprehensive Assessment of Water Management in Agriculture─ a recent study which drew on the work of  700 scientists, unless we change the way we use water and increase “water productivity” (i.e. more crop per drop) we will not have enough water to feed the world’s growing population (estimated to increase from 6 billion now to about 8.5 billion in 25 years)“. Colin Chartres, Director General en Sri Lanka del IWMI (Instituto Internacional para la Gestión del Agua). Más información aquí y en este vídeo [min. 1:14]

****  [Vídeo, min. 2:00]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s